Experiencias

 

 

No hace falta nada más que observar a las niñas y los niños en un Nido Compartido para tener la certeza de que esta opción, en sus primeros meses y años de vida, es la que necesitan, la que mejor les viene, y la que se merecen. El ambiente hogareño, cálido, cercano, familiar, adaptado a sus ritmos y de calidad, hace que estén a gusto, desinhibidos, en confianza , sintiéndose queridos y libres de ser quienes son de verdad. El hecho de estar en una casa, un hogar, también ayuda a que los procesos de incorporación al proyecto sean más fáciles porque las niñas y los niños ya conocen este tipo de entorno y esto les ayuda a sentirse más seguros desde el principio.

Con respecto al trabajo como acompañante de un Nido Compartido, es muy parecido al de Madre de Día, pero me gustaría destacar sobre todo la ventaja de saberse con apoyo y respaldo de Entre Arrullos para cualquier necesidad del proyecto o de las personas que lo conforman (necesidades legales, administrativas, de gestión y comunicación con las familias, aspectos pedagógicos...) Considero muy importante sentirse parte de un equipo para poder acompañar a las peques y los peques en las mejores condiciones. Así que ¡muchas gracias al equipo de Entre Arrullos por todo el trabajo que hacéis!

Fred Acompañante en un nido compartido

 

 

Tener a nuestra hija en un Nido compartido ha sido todo un acierto, ahora tiene dos hogares. No está institucionalizada sino que estamos compartiendo la crianza de nuestra hija con otra familia de la que recibe igualmente cariño, cuidado y estímulos.

A diferencia de otros niños que conocemos, nuestra hija echa de menos el Nido durante las vacaciones y muchas de las veces que la buscamos cuesta que se vaya porque se siente en su casa.

Creo que no hay nada más tranquilizador y satisfactorio para unos padres que saber que tu hija está en las mejores manos, en un entorno respetuoso y cálido. Gracias a todas las personas que hacen posibles los Nidos compartidos, ofrecen una alternativa cercana y personalizada de la crianza, de los que son el futuro.

 

Beatriz Mamá con una peque en un nido compartido