Llantos y berrinches como procesos naturales de recuperación