Un desayuno para el encuentro

Un desayuno para el encuentro

«Abrirnos al niño y a sus procesos se convierte, al mismo tiempo,
en una oportunidad para acercarnos al seccreto de nuestra propia vida»
Rebeca Wild



El otoño es una de mis épocas favoritas del año. Me encanta sacar los calcetines gordos del armario, encender una vela y prepararme una rica infusión mientras espero a que comience el día. Es mi pequeño ritual de autocuidado que me permite conectar con aquello que me aporta valor y el "para qué" de lo que me propongo hacer. Cada día es un regalo y poder acompañar a otros en su caminar es lo más valioso que me ha dado la vida.

Hoy te escribo con muchísimas ganas para invitarte ¡por fin! a un desayuno de acogida, un espacio mensual en el que ponernos cara, escucharnos, tomarnos algo caliente y conectar de corazón a corazón mientras disfrutamos del crepitar de la chimenea y la buena compañía. Llevamos tiempo viendo la necesidad de ofrecer un espacio de encuentro y me muero de ganas de tomarme algo a tu lado y escucharte en vivo y en directo. Nunca has sido solo un número más de una bolsa de empleo y espero que si te has sentido así, nos des la oportunidad de demostrarte el próximo domingo 27 de Octubre que ésta, también es tu casa.

¿Qué necesitas para seguir avanzando en tu desarrollo profesional?
¿Cómo te podemos ayudar?

Para facilitar estos desayunos mensuales contaremos con la colaboración de Layla Hernandez, maestra y formadora con más de 17 años de experiencia en educación formal y activa. Durante los últimos años ha estado también facilitando espacios de encuentro y aprendizaje para acompañantes. La propuesta de los domingos es que además de nutrirnos con cositas ricas también podamos nutrirnos profesionalmente del apoyo mutuo y la escucha, profundizando en diferentes temas que surjan de las inquietudes del grupo.

Hoy te escribo para invitarte a cuidarte. Trabajar acompañando a los tesoros de la casa y a sus familias es un regalo, requiere mucha energía, presencia, atención, mimo, también para nosotras mismas. Necesitamos estos espacios de encuentro para reconectar con lo importante y ver el profundo para qué de lo que hacemos.  

¡Te esperamos!
Un abrazo arrullador,

El equipo de Entre Arrullos

No hay comentarios

Agregar comentario