Rocío

Rocío

Me llamo Rocío, soy maestra infantil especializada en crianza respetuosa.
Desde pequeña he sabido que quería trabajar con niños porque siempre me han parecido
pequeños seres maravillosos. Estudié la carrera y comencé a trabajar en diversas
escuelas infantiles. Mi trabajo me gustaba pero en el fondo había algo que no me
llenaba pero no era capaz de saber qué era. En mis compañeras y jefas de trabajo
percibía que tenían una forma de ver la infancia y de tratar a los pequeños que no tenían
nada ver con la mía.
Un día cayó en mis manos un artículo sobre las madres de día, me encantó y comencé a
investigar sobre ello y sobre otras formas de educar y acompañar a los pequeños.
Entonces fue cuando me di cuenta de que eso es lo que llevaba buscando toda mi vida.
Me puse en contacto con varias madres de día y empecé a autoformarme a través de
libros de Rebecca Wild, Rosa Jové, Carlos González, Waldorf…Cierto día me llegó la
propuesta de hacer un curso sobre crianza respetuosa y no directiva que impartía una
maravillosa madre de día llamada Gema Sanz. Aquel curso me abrió un mundo nuevo
de relaciones con gente muy grande, y de nuevos y muy interesantes conocimientos
sobre la infancia que me ayudó a desaprender lo que la sociedad me había impuesto y
que tengo y tenemos tan integrado en el día a día con los pequeños. Me sentí muy
integrada y por fin comprendida en mi manera de ver la infancia y la educación de los
niñ@s.
A partir de ahí empecé a trabajar como madre de día itinerante (es decir cuidando
niños/as en su casa aplicando la crianza respetuosa), ya que no tenía posibilidades de
formar mi propia casita, y a dar apoyo a algunas madres de día. Así llevo ya 2 años y
ahora sí me siento feliz y completa cuando acompaño a cada pequeñ@ en su camino
respetando sus ritmos y sus emociones, porque no sólo ell@s aprenden de mi sino que
yo también aprendo mucho de ellos.
Me gusta trabajar en grupo y hacer un trabajo con los padres y madres y otros
acompañantes si los hay. Considero mucho más gratificante cuando se pueden
compartir las observaciones del pequeño desde distintos puntos de vista y a
continuación ponerlos en común, sobre todo en esas etapas en las que el pequeño está
pasando por cambios que no entiende y que le hace estar menos receptivo.
En definitiva creo que tan importante es trabajar de forma conjunta como respetar los
ritmos del niño y educarles con empatía, poniéndonos en su lugar, porque todos hemos
sido niños alguna vez.

“Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite” Robert
Louis Stevenson

No hay comentarios

Agregar comentario